Menu
23/10/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Oposición Electoral Venezolana

Oposición Electoral Venezolana 28 Oct 2010 22:59 #3447

El 27 de Octubre pasado se celebró en la Universidad de Miami, una conferencia titulada “Venezuela: Una porfía democrática”. Sus ponentes fueron: LEOPOLDO MARTINEZ. Consultor y ex diputado al Congreso de Venezuela (La proyección económica y programática).

VILMA PETRASH. Internacionalista y profesora universitaria (La proyección internacional).

JOAQUIN PEREZ RODRIGUEZ. Consultor electoral (La proyección electoral) y ALEXIS ORTIZ. Periodista y ex diputado al Congreso de Venezuela (La proyección política). La Conferencia estuvo moderada por Pedro Corzo.

Por la importancia que tiene Venezuela para Honduras, comparto aquí con ustedes el texto completo de la ponencia de Joaquín, quien previamente nos autorizó su difusión La selecciono por la vinculación profesional que por años mantiene el ponente con realidad política venezolana y por ser el único experto electoral entre los distinguidos participantes de la Conferencia.

Además, los lectores ya conocen a Joaquín. Dos días antes de las elecciones legislativas de Venezuela, celebradas el pasado 26 de septiembre, tuve el honor de entrevistar a Joaquín por SKYPE, quien en ese momento se encontraba en Caracas, inmerso en la contienda electoral del momento. La entrevista fue publicada aquí bajo el título de “Elecciones legislativas en Venezuela” y reproducida fuera de Honduras también por otros medios. Como aporte de dicha entrevista Joaquín predijo, con bastante exactitud, los resultados que saldrían de esa contienda electoral.

A continuación, la ponencia completa de Joaquín, titulada: EL DESARROLLO ELECTORAL DE LA OPOSICIÒN VENEZOLANA.

PRIMERA FASE: ENFRENTAMIENTO A ULTRANZA.
Desde el triunfo electoral de Hugo Chávez, en las presidenciales del 98, el país comenzó a dividirse en tres bloques claramente definidos: los chavistas, los antichavistas y los ni-ni.
•Los chavistas apoyaban al gobierno sin discusión alguna.
•Los antichavistas se oponían a Chávez en todas las instancias.
•Los ni-ni en algunas ocasiones, las más, apoyaban a Chávez pero no era un apoyo incondicional ni eterno. En muchas ocasiones se abstenían de votar.

Esta primera fase, duró desde la primera elección de Chávez, en el 98, hasta las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre del 2005.

Para entender qué sucedió en ese lapso, hay que notar que en el referéndum revocatorio celebrado el 15 de agosto del 2004, la votación de Chávez creció de 3,700,000 votos que obtuvo en su primera elección hasta 5,800,000, o sea un incremento de 2 millones de votos, mientras la oposición aumentó de 2,800,000 hasta 3,900,000, un incremento de un millón de votos. Podemos decir que los ni-ni se distribuyeron a favor de Chávez en la proporción de dos a uno. Pero esto no fue captado por la oposición.

Mientras Chávez aprendía a utilizar los recursos del poder, creaba las misiones para consolidar su votación, utilizaba las cadenas de televisión como la manera de llevar masivamente su mensaje, la oposición marchaba por las calles de ciertas áreas de Caracas y otras ciudades, no se interesaba en tratar los temas que afectaban a la gente y, aunque hacía sondeos de opinión, no les hacía caso.

El mensaje chavista llegaba a la gente y era claro: “Hay que ayudar a los pobres”, el mensaje de la oposición era única y exclusivamente: “saquemos a Chávez”, “Se va, se va, se va”.

La oposición se había aglutinado alrededor de la Coordinadora Democrática que era un conjunto de organizaciones sindicales, políticas, no gubernamentales, personalidades y medios de comunicación y actuaba con paros, con huelgas, con presión sobre los militares, con alzamientos callejeros, con lo que fuera necesario, menos con una campaña electoral profesional.

La Coordinadora, a pesar de tener un miembro de más jerarquía que presidía sus reuniones y algún que otro especialista, funcionaba en base al consenso y respetaba tremendamente la diversidad lo cual en algunos casos impedía actuar eficazmente. Al llegar el referendo para destituir a Chávez, no se había organizado una campaña profesional, ni un sistema de protección del voto centralizado, ni una estrategia triunfadora.

Cuando en la madrugada del 16 de agosto del 2004 el presidente del Consejo Nacional Electoral, Francisco Carrasquero anunció que el resultado de ese referendo favorecía a Chávez, los líderes de la oposición no supieron que decir, porque aunque sabían por encuestas anteriores que Chávez ganaría, no creyeron en ellas y lo que es peor, no supieron qué había pasado en realidad porque no lograron recolectar las actas de resultados ni tuvieron una sumatoria real de la cantidad de votos totales. En muchas casillas de votación nunca hubo un representante de la oposición y en otras, los representantes abandonaron sus puestos, no informaron los resultados y no se preocuparon de recabar las actas de totalización de votos.

Como no supieron qué hacer, declararon que el gobierno había hecho fraude.

Aunque el gobierno hizo fraude en donde pudo, declarar un fraude masivo, que nunca sucedió, fue algo gravísimo, porque al invalidar el proceso, se anulaba cualquier proyecto electoral a futuro. Si la autoridad oficial había realizado un fraude, ¿qué garantía tenía el elector que eso no se repitiera en sucesivas elecciones? Por eso, los electores de oposición y gran parte de los ni-ni se negaron a votar en las elecciones regionales del 31 de Octubre de ese año, por lo que el gobierno ganó casi todas las gobernaciones y alcaldías.

Como punto final de esta fase, en las elecciones legislativas del 4 de diciembre del año 2005, la oposición, como bloque, no participó en la contienda y dejó el poder legislativo enteramente en manos del gobierno chavista.

SEGUNDA FASE: LENTO APRENDIZAJE.

La oposición salió muy golpeada de esa primera fase. Con poca credibilidad, sin poder y con algunos de sus líderes perseguidos o exiliados.

En ese momento el gobierno y Chávez obtenían la más alta puntuación desde el momento de la elección inicial que llevó a Chávez al poder. La empresa Consultores 21 le daba un 52% de aprobación al gobierno y un 60% a Chávez.

Para el gobierno la estrategia electoral era sencilla: con Chávez o contra él.

Para la oposición todo era complejo. El simple hecho de remontar la desmoralización de los votantes antichavistas era una misión muy difícil, porque ya no tenía la cobertura mediática masiva que antes había tenido, ni las masas estaban en el ánimo de tomar las calles como antes pasó y había en el ambiente una gran frustración.

Así que se dio un traslado paulatino del liderazgo nacional de la Coordinadora, al liderazgo local del gobernador del Zulia lo cual tenía algunas ventajas. Manuel Rosales, el gobernador, era un líder triunfador, Chávez nunca le había ganado una elección local. Como gobernador tenía recursos. Y como antiguo miembro del partido Acción Democrática había sido formado en el activismo partidista y en el cuidado de los votos.

En esa elección la oposición intentó una estrategia mediática y una estructura de cuidado del voto que evitara el fraude. Pero las encuestas decían claramente que Rosales perdería, como así lo reconoció el mismo candidato la noche de las elecciones.
La candidatura de Chávez había crecido en un millón y medio de votos, pero la votación de la oposición creció en un millón comparadas las cifras con la cifras del referendo revocatorio.
El reconocimiento de la derrota le dio credibilidad al proceso y permitió que la oposición reflexionara a fondo. No era cuestión de ganas, había que organizar una campaña electoral profesional para ganarle a un presidente que había contado con la mayoría. Desde ese momento en adelante, la oposición comenzó a trabajar activamente para ganar el universo ni-ni, comenzó a trabajar en los barrios pobres, trabajó para consolidar el voto en los lugares donde había ganado.

Y los resultados no se hicieron esperar. Engolosinado por el triunfo de la campaña presidencial, Chávez decidió radicalizar el proceso y presentó a la opinión pública dos propuestas que consolidaban un régimen socialista. Esta vez la oposición contó con dos elementos nuevos que la revitalizaron: chavistas importantes que dejaron de apoyar al gobierno, y estudiantes de todas las universidades del país. Aunque la campaña de medios fue confusa por parte de la oposición, los ataques de chavistas como el recién destituido ministro de la defensa Raul Baduel y la ex esposa de Chávez Marisabel Rodríguez le dieron gran credibilidad a los argumentos de la oposición, credibilidad que fue consolidada por la acción callejera y en medios de comunicación de los dirigentes de las más importantes universidades del país. Estos mismos estudiantes se ocuparon de promover el cuidado de los votos y la movilización de los votantes a nivel nacional.

La conjunción de estos factores electorales y la imprudencia de Chávez de querer radicalizar el proceso de una manera exagerada, lograron el primer triunfo electoral de la oposición en Venezuela. Las cifras reales nunca se sabrán, ya que se produjo un acomodo político a los resultados. Pero Chávez fue derrotado por primera vez.

El impulso que dio esta victoria le permitió a la oposición participar más organizadamente en las elecciones regionales del 2008 y ganar cinco estados y la capital del país, pero la desunión impidió el triunfo en muchas alcaldías y algunas gobernaciones. Y fue esta la gran lección aprendida: había que lograr la unidad a toda costa.

TERCERA FASE: UNIDAD PARA VENCER.

Aunque el esfuerzo de unidad conocido como MUD (Mesa de la Unidad Democrática) se creó en enero del 2008 para participar en los comicios regionales, su reorganización se produjo el 8 de Junio del 2008 con miras a participar en las elecciones que nombrarían a los nuevos parlamentarios de la Asamblea Nacional. La mesa fue compuesta por 50 partidos políticos, movimientos de oposición y algunos medios de comunicación.
La acción de la MUD fue simple en sus resultados y compleja en su logro. Para abril del 2010, después de la celebración de elecciones primarias en algunos lugares, se logró estructurar una lista nacional de un solo candidato de oposición por distrito para la Asamblea. La MUD también trazó una simple estrategia electoral que implicaba tratar los temas de campaña y no atacar a Chávez en demasía. Aunque su campaña general se mezcló con campañas particulares de candidatos o partidos, los ataques a la incompetencia del gobierno en los temas que afectaban a la gente, dio resultados. Por último, de alguna forma creó un aparato de protección del voto que impidió el fraude en lugares donde antes se daba.

Por eso se logró un resultado satisfactorio. Cifras del Consejo Nacional Electoral, controlado en su mayor parte por el gobierno, indicaban que la votación del chavismo para los representantes en el Parlamente Latinoamericano era el 46% de la votación. Lo que implicaba que la oposición en general derrotó al chavismo por 8 puntos. Una victoria impresionante.

Hay que admitir que aún falta que la oposición presente un solo frente, algo que ni esta vez se pudo lograr. Que establezca una estrategia ganadora que se refleje en mensajes a los votantes. Que organice una maquinaria que impida cualquier tipo de fraude en todo el territorio nacional. Pero esto está a punto de lograrse para las elecciones presidenciales del 2012, porque la oposición venezolana, en este proceso, ha aprendido a derrotar al chavismo por la vía de la unidad, la organización y los votos.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.094 segundos
Powered by Kunena Forum