Menu
27/05/2020
A+ A A-

Perspectiva económica: Martínez-Solanas

Jacobinismo Estadounidense

En nombre de la libertad se cometen y se han cometido muchos crímenes en la historia de la humanidad.  A eso se le llama "jacobinismo", porque en nombre de la libertad el segmento jacobino de la Asamblea Nacional que surge de la Revolución Francesa cortó muchas cabezas y desató finalmente una feroz persecución del segmento girondino de ese órgano legislativo y de cualquier otra tendencia política que intentara oponérsele.  Se cayó así en una cruel dictadura de las mayorías que hizo sucumbir a la naciente democracia francesa en un abismo de terror y que ha servido de modelo a innumerables dictaduras posteriores entronizadas sobre un mandato popular mayoritario en sus inicios.

La guillotina jacobina

Hay formas mucho más sutiles e insidiosas de destruir los fundamentos de la libertad con el pretexto de defender libertades o derechos selectivos.  Ese es un fenómeno que estamos experimentando al enfrentar constantes descalificaciones por tomar posiciones, expresar opiniones o defender convicciones que "la mayoría" estima que no son "políticamente correctas".  Cuando los factores religioso o ético –que frecuentemente van de la mano– forman parte de esta ecuación, es todavía más feroz e intransigente el embate en contra de lo que los elementos más agresivos de la sociedad estiman que no es "políticamente correcto".

En Estados Unidos se está desatando un desenfrenado jacobinismo entre ciertos sectores liberales o ultraliberales –que es un eufemismo utilizado para evitar identificarse como "socialista" o de "extrema izquierda" respectivamente– que aplican medidas autoritarias, cuando pueden, o desencadenan una tormenta de descalificaciones (y a veces también de insultos) cuando no pueden tomar represalias efectivas o legales contra aquellos que tienen la osadía de defender públicamente convicciones que les desagradan.

El derecho a la libre expresión y las libertades fundamentales de pensamiento y religión se ven seriamente amenazadas cuando las creencias y convicciones particulares y la defensa de una moral determinada se interpretan como una agresión contra la que hay que tomar represalias políticas, sociales y/o económicas.

Add a comment Leer más...

EEUU al borde del abismo: un sólo paso en falso será definitivo

Nota: Las cifras expresadas en “trillones” corresponden a la denominación en Estados Unidos, donde un trillón es equivalente a un millón de millones o un “billón” en otras partes. Por lo tanto, 6.4 trillones corresponden a 6,4 billones en otras partes.

En enero de 2012 publicamos un informe titulado "Al borde del abismo económico en EEUU"  que advertía sobre las consecuencias de la actual política económica del Gobierno federal.

Se acababa de salir de una reñida puja entre Republicanos y Demócratas y entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo para aumentar el límite de la deuda, que finalmente se resolvió cuando una mayoría del Congreso en Washington aceptó fijarla en 16.384 trillones el 30 de enero de este año, lo cual representaba un aumento del "techo de la deuda" de más de dos trillones en menos de dos años.

Este acuerdo se logró a cambio del compromiso de frenar una tendencia peligrosamente acelerada de endeudamiento que ha resultado en cinco aumentos del "techo de la deuda" aprobados por el Congreso desde enero de 2009, en comparación con otros cinco aumentos en los siete años anteriores.  Desde que autorizó el aumento del techo de la deuda en junio de 2002 hasta 6.4 trillones, este límite aumentó en casi cinco trillones durante los 8 años de la Administración Busch y en más de 4 trillones sólo en los 3½ años de la Administración Obama. 

Como esta tendencia no se ha frenado, este enorme aumento de la deuda autorizada en enero no ha sido suficiente para satisfacer el desbocado tren de gastos presupuestarios, los cuales han hecho subir la deuda total de 15.195 trillones en enero a 15.9 trillones en el momento de escribir este análisis, lo cual significa que EEUU, con toda seguridad, volverá a alcanzar el "techo de la deuda" cuando este problema deba volver a discutirse en el Congreso en septiembre.  EEUU estará en esos momentos en la recta final de la campaña electoral y no hay que ser profeta para anticipar que ambas partes se echarán la culpa mutuamente de la prolongación de la crisis y se mostrarán reacios de alcanzar un nuevo acuerdo antes de las elecciones.  Por lo tanto, EEUU llegará a estas elecciones en plena crisis.

Add a comment Leer más...

Participatory Democracy and People's Budgeting

Participatory budgeting (PB) is probably the best-known application of participatory democracy around the world. The World Bank is even an advocate, because it enhances transparency and accountability and reduces government inefficiency. Quite simply it is a process, which enables local people to decide directly how public money, should be spent in their communities, on the things that they know will make the biggest difference. In doing that, it builds community cohesion, capacity and wellbeing. It changes the relationship between service providers and users and helps communities be a part of the solution. It helps rebuild trust in democracy.

Evidence shows that local people can be trusted to make sound decisions most of the time and are often better placed to know how services can be delivered better and more efficiently, but most public bodies remain reluctant to share power and responsibility with their residents and the PB idea advances at a snail pace.

Until now, PB projects have been within the gift of the council or police authority in the United Kingdom. “The People’s Budget” is a campaign initiated in Britain and aimed at mobilizing and equipping local people and community groups to lobby for a say in how money is spent in their neighborhoods. It is, after all, their money. Surely, this is what localism is supposed to be about; fundamental not cosmetic change. As budgets come under increasing pressure, it’s more important than ever to start rebuilding trust.

Add a comment Leer más...

AL BORDE DEL ABISMO ECONÓMICO EN EEUU

Un trillón de dólares en Estados Unidos son un 1 seguido de doce ceros.  En español diríamos un billón de dólares, porque corresponde a los doce ceros de un millón de millones.  Es prácticamente imposible visualizar esa cifra sin dibujarla en la vida real.  Imagínense un multimillonario que gastara un millón de dólares anuales.  Con ese generoso presupuesto, tendría que vivir un millón de años para gastarse el trillón de que hablan los estadounidenses o el billón de los hispanohablantes.

Hablemos en nuestros términos para entendernos mejor.  Un millón de millones o billón de dólares es apenas una fracción de la deuda soberana contraída por Estados Unidos.  Al comenzar 2012, la deuda superaba 15 billones 195 mil millones de dólares ó $15,195,000,000,000.  Esto representa casi $50,000 por habitante y casi $135,000 por cada contribuyente.  A nuestro multimillonario le tomaría más de 15 millones de años gastar semejante cifra.  En cuanto a los demás habitantes de recursos más moderados, la deuda que a cada uno le toca representa una cifra superior a los ingresos anuales de la mayoría.  A muchos les tomaría hasta dos o tres años sufragar su parte de la deuda si dedicaran todos sus ingresos a pagarla.

Esta cifra es sostenible para una potencia industrializada tan enorme como Estados Unidos si la política presupuestaria estuviese orientada a limitar gastos para que la deuda no siga aumentando de manera tan descontrolada, tanto que aumenta a un promedio de un millón de dólares cada 30 segundos.  La deuda superó el Producto Nacional Bruto (PNB) en 2011, es decir, lo que todo el país produjo (incluyendo los servicios) en un año, y ahora representa el 100.61% del PNB.  Esta cifra superior al 100% significa que la economía está al borde del abismo económico.  Por tanto, sería lógico detener la carrera antes de caer en él.

Add a comment Leer más...

La Ignorada Historia de la Reciente Revolución Islandesa

Islandia cuenta con una población de cerca de 331 000 habitantes, en su mayoría de origen nórdico e irlandés según los estudios de evidencias literarias, genéticas y de tipos de sangre.  Uno de estos estudios indica que la mayoría de los varones que se asentaron originalmente en el país eran de origen nórdico, mientras que la mayoría de las mujeres provenía de Irlanda.  La isla principal cuenta con 101,826 km², pero la superficie total del país asciende a 103,000 km², de los cuales el 62,7% es tundra. A su alrededor se cuentan hasta 30 islas menores.

Islandia posee una sociedad desarrollada y tecnológicamente avanzada, predominando la herencia nórdica en su cultura.  Es la democracia más antigua del mundo desde que en 930 se fundó un parlamento (Althing) que perdura con diversas modificaciones hasta nuestros días.  El Presidente Ólafur Ragnar Grimsson actúa como Jefe de Estado en funciones principalmente ceremoniales y diplomáticas, aunque tiene poder para vetar leyes aprobadas por el Parlamento para someterlas a referendo.  El Jefe de Gobierno es la Primera Ministro Jóhanna Sigurðardóttir, quien es responsable con su gabinete del Poder Ejecutivo.

Hasta el siglo XX, los islandeses dependían de la pesca y, en menor medida, de la agricultura, pero hoy día cuentan con una economía industrializada de mercado libre, con impuestos relativamente bajos comparados con otros miembros de la OCDE, de la que es miembro, manteniendo un estado de bienestar que provee asistencia sanitaria universal y educación superior gratuita a sus ciudadanos.  En años recientes pareció convertirse en uno de los países más acaudalados, y en 2009 fue clasificado por las Naciones Unidas como el tercer país más desarrollado del mundo.

Esta clasificación se produjo cuando Islandia se precipitaba a la crisis financiera que ha asolado a tantos países industrializados desde 2008.  El sistema financiero islandés sufrió también un colapso ese año, causando una fuerte contracción económica y desatando manifestaciones que llevaron a adelantar las elecciones parlamentarias, en las que Jóhanna Sigurðardóttir fue elegida Primer Ministro.  Mientras tanto se desarrolló la llamada Revolución Islandesa, que provocó una serie de protestas y movimientos de acción ciudadana hasta que, en conjunto con el nuevo gobierno, provocaron el encausamiento del anterior Primer Ministro, Geir Haarde, quien había gobernado durante lo peor de la crisis.

Add a comment Leer más...