Menu
17/10/2019
A+ A A-

Perspectiva económica: Martínez-Solanas

¿Tenía razón Karl Marx?

La BBC en español, en su Sección del "Mundo" publicó un artículo cuyo título afirmaba que "Karl Marx tenía razón".  Es curioso el hecho de que lo publica el 11 de septiembre de 2011, cuando se cumplía el décimo aniversario del ataque terrorista a las Torres Gemelas y a otros puntos de Estados Unidos.  Pero esto puede haber sido por pura coincidencia, puesto que la versión en inglés había sido publicada por la BBC el 3 de septiembre, sólo que con un título bastante distinto:  "Un punto de vista: la Revolución del Capitalismo".

El autor de este ensayo periodístico es John N. Gray un filósofo político británico que postula que la moralidad es una ilusión, que la globalización del libre mercado es un factor de inestabilidad, que estima que el humanismo que prevalece hoy día en el pensamiento occidental es engañoso y que tacha de religión política a la corriente conocida como "La Ilustración" por su asimilación de la doctrina cristiana.  Es importante saber cómo piensa el que escribe para entender mejor sus conclusiones.

Aunque el escrito que publica la BBC lo escribe un filósofo, es más una pieza periodística de opinión que de investigación.  Es de ese estilo que destaca lo controversial para despertar la atención del lector con el sensacionalismo que se alimenta de los períodos de crisis.

No cabe duda de que estamos atravesando por uno de ellos, no sólo en Estados Unidos sino en la mayor parte del mundo.  Pero es uno de tantos, y ni siquiera se acerca a los peores.  En los Estados Unidos fueron mucho más profundos los derrumbes económicos de los años 20 del siglo pasado y la prolongada recesión de 1857 a 1867, que se dividió en tres etapas.  Mientras que las recesiones del siglo XIX no afectaban mucho al resto del mundo, las del siglo pasado repercutieron considerablemente en ultramar.  El desempleo en la Gran Depresión estadounidense alcanzó el 25%.  En la recesión al final de la administración de Carter (1979-80) el desempleo llegó al 11%.  En estos momentos se mantiene en poco más del 9%, luego se está muy lejos de las dos peores del siglo pasado.

Add a comment Leer más...

¿Qué pasa con el déficit presupuestario y la deuda pública en EEUU?

El “debt ceiling”, “techo de la deuda” o deuda máxima es un límite establecido por el Congreso de los Estados Unidos desde 1917 que exige al gobierno la aprobación legislativa de cualquier gasto que lo sobrepase.  El Congreso puede aumentar o reducir este límite por decisión legislativa, lo que obliga al Poder Ejecutivo a controlar sus gastos o negociar acuerdos con el Poder Legislativo que estén justificados por las necesidades financieras del país.

En estos momentos, el límite asciende a 14,294 billones.

EEUU enfrenta un creciente déficit presupuestario anual que está aumentando enormemente la deuda pública (ver el cuadro que abarca desde 2001 hasta 2011).  Estos déficit crecieron notablemente entre 2002 y 2004 como resultado de las guerras de Afganistán e Iraq, desde 158 mil millones hasta 413 mil millones, y empezaron a disminuir gradualmente hasta reducirse a 162 mil millones en 2007.  El proceso se invirtió a partir de ese año, pero en proporciones abrumadoras e insostenibles, alcanzando la cifra de 1,650 billones en 2011, es decir, cuatro veces más que el déficit más alto de la administración anterior y diez veces más alto que el déficit de sólo cuatro años antes.

BalancePresupuestarioUSA2001-11BalancePresupuestarioUSA2001-11

El problema es que un déficit tan gigantesco no puede eliminarse de la noche a la mañana.  Cualquier intento de hacerlo súbitamente sería catastrófico y hundiría al país en una depresión económica.  Por lo tanto, la controversia que ha impedido hasta ahora un acuerdo entre las fuerzas políticas del país no consiste en si se debe aumentar o no el límite máximo de la deuda sino en cuánto se ha de aumentar y en cuánto se han de reducir los gastos presupuestarios para frenar el aumento acelerado de una deuda que ya a estas alturas representa un enorme gravamen para la economía del país.

Tanto los congresistas como el Presidente y su gabinete saben bien que si no llegan a un acuerdo antes del 2 de agosto de 2011, el gobierno no tendrá fondos suficientes para responder a todas sus obligaciones actuales.  En realidad, la crisis se remonta al 16 de mayo, cuando el gobierno de EEUU alcanzó ese límite máximo y tuvo que recurrir a fondos de urgencia.  Por tanto, podemos confiar en que esta pugna, que tiene grandes matices electorales en los intentos de ambas partes de echarle la culpa de la crisis a la otra, se resolverá  días antes de esa fecha.  Es inconcebible que la obstinación de ambas partes se sume hasta desembocar en tamaña catástrofe.

 

Add a comment Leer más...

La situación de la agricultura en Cuba

Según informa desde La Habana el Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC), hasta el momento el gobierno cubano "ha entregado un millón de hectáreas de tierras ociosas, el 56% de lo planificado (1.763.000)", según el plan iniciado por Raúl Castro en 2009 para reactivar la producción agrícola, que había sido una de las más bajas en la historia del país desde su independencia.Campesino cubanoCampesino cubano

El Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos es una organización sindical independiente, fundada en Cuba en el año 1995, con el objetivo de lograr la libertad sindical de los trabajadores cubanos, ampliar sus derechos, beneficios y ventajas, según constan en la Constitución de la República, el Código de Trabajo, así como los Convenios y/o Recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo, de la cual es signataria.

Según este informe recibido de La Habana, la isla tenía 3,6 millones de hectáreas de tierras ociosas del total de poco más de seis millones de hectáreas cultivables. El CUTC insiste en su breve enfoque que "lo primero que debe hacer [el gobierno] es dar facilidades a los campesinos que le hicieron el favor de adquirir tierras ociosas, sobre todo a la hora de cosechar y vender los productos, eliminando los centros de acopio. Se impone la necesidad de que la transportación de la cosecha se realice por gestión de quienes explotan la tierra, e igual posibilitar que vendan sus productos directamente, sin la mediación de intermediarios, que lo que hacen es provocar la pérdida de lo producido, con el consiguiente malestar a los mismos".

 

Add a comment Leer más...

Energy sources and responsibility: the BP oil disaster

Oil spill reaches the Gulf coastOil spill reaches the Gulf coast

The key about the disaster of the BP oil spill in the Gulf of Mexico is greed and the cozy oil/government relationship existing in the operations of most major oil producers all over the World. The key is the artificially low cost of production that does not take into account environmental problems, accidents and the responsibility that all producers must assume to solve those problems and to maintain and/or reverse the negative and damaging effects of their operations.

This disaster will cost to many countries (not only the United States) more in dollars needed to repair it and recover from it than the full amount of all the oil producers put together might possibly pay to defray the whole damage. In addition, the environmental damage cannot be quantified in dollars and cents, considering that it will wipeout many coastal and marine species and damage for many decades to come the ecosystems involved, not only inside the Gulf but in many areas of the Atlantic Ocean -even as far as Europe- as the Gulf Streem spreads far and wide the crude oil spilled for many more months to come.

Governments should have limited the permits to drill according to the proven capacity of the drilling companies to maintain proper security measures and to devise in advance believable contingency measures to face accidents and damage to the environment. Such stringent measures would have increased considerably the price of extracting oil and the huge oil industry would have faced a lot more competition from alternative, cleaner and less dangerous sources of energy.

The keys to government regulation had long been turned over to the oil companies themselves, but the appaling fact is that oil producing companies do not have the slightest idea of what to do in this and other potential cases because they do not spend their money in planning to avoid disasters.

Add a comment Leer más...

Globalización y Derechos Humanos: Dos Polos de una misma Esfera

Los Derechos Humanos tienen su cimiento filosófico y cultural en la dignidad primordial de la persona humana.  En la Declaración Universal se postulan derechos y libertades que son inalienables e inherentes porque no dependen de las decisiones ni de la generosidad de gobiernos y grupos o de otros individuos o instituciones.  Los derechos humanos no se otorgan como una dádiva del Estado o del gobierno sino que son intrínsecos de la naturaleza humana.  Es así porque los derechos humanos trascienden las instituciones humanas y deben ser respetados por éstas como un producto tangible de un orden moral basado en una autoridad superior que no padece las limitaciones y deficiencias que nos aquejan como personas.  En el proceso civilizador que está plasmado en la historia observamos que los países más avanzados y los gobiernos más estables han llegado a estas mismas conclusiones en la edificación del mundo moderno que reconoce estos imperativos en sus propias Constituciones y Declaraciones de Independencia.EarthPolesEasternHemisphereEarthPolesEasternHemisphere

En la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, se hace referencia a la “Ley Natural” y a un “decoroso respeto a las opiniones de los seres humanos” para afirmar que “estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador con ciertos derechos inalienables”.  Los próceres cubanos siguieron por el mismo camino en sus proclamas, como lo habían seguido también sus pares sudamericanos desde el Congreso de Tucumán, cuando los “representantes de la Provincias Unidas en Sudamérica” invocaron “al Eterno que preside el universo, en nombre y por la autoridad de los pueblos que representamos” para “recuperar los derechos de que fueron despojados”. Un siglo más tarde, la Constitución de la República de Cuba, de 1940, a pesar de su notable y avanzado contenido socialista, proclamaba que “para asegurar la libertad y la justicia, mantener el orden y promover el bienestar general” acordaban “invocar el favor de Dios”.  En todo esto no hay un contenido religioso, como pretenden los críticos desde una posición relativista, sino una afirmación de inviolabilidad de libertades y derechos que, para ser válidos, tienen que trascender la voluntad de cualquier ser humano o las decisiones frecuentemente arbitrarias de una suma de voluntades.

Las realidades históricas demuestran abundantemente que la injerencia humana en los derechos de sus congéneres, mediante decisiones que derivan de procesos políticos, económicos o culturales, provocan invariablemente toda suerte de injusticias y crueldades.  Las decisiones de gobiernos que restringen, limitan o desconocen los Derechos Humanos afirmando que el fin justifica los medios utilizados para lograr “el bien común” convierten en dioses a quienes deben limitarse a ser servidores de sus pueblos.  Tales prácticas mesiánicas hacen germinar las semillas de la tiranía.  El buen gobierno sólo es posible en un ambiente cultural que respeta la dignidad de cada persona, establece normas de justicia social y se desenvuelve con una ética de tolerancia, cooperación y solidaridad.  

 

Add a comment Leer más...