Menu
18/10/2017

Perspectiva económica: Martínez-Solanas

El lastimoso laberinto de la realidad cubana

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Visto: 126

Podría parecer irónico si no fuera porque sucede en el país que es paradigma del Socialismo del Siglo XXI en América Latina. Ese país es Cuba, que acaba de sufrir los embates del arrasador huracán Irma. Pero más que irónico es lastimoso que apenas a dos semanas del paso del huracán y en medio de una devastación que el gobierno no atiende ni socorre debidamente, la Comisión de Industria, Construcción y Energía de la Asamblea Nacional de Poder Popular haya convocado en Camagüey hoy, 27 de septiembre, a una serie de audiencias públicas contra el mal llamado "bloqueo" impuesto por Estados Unidos, las cuales seguirán realizándose seguidamente en otras provincias. Notablemente, el foco de estas audiencias no es la reconstrucción del país sino la propaganda de odio contra los Estados Unidos.

Mientras tanto, y en medio de esta tragedia, salieron a relucir las consecuencias de un ataque con ultrasonidos que ha dejado inhabilitados y ha causado serios daños físicos a por lo menos 23 diplomáticos de Estados Unidos y 2 de Canadá. La respuesta no se hizo esperar en días pasados, durante el debate general en la Asamblea General de Naciones Unidas, cuando el Canciller Bruno Rodríguez denunció el endurecimiento del bloqueo económico y la visión supremacista de Donald Trump. Además, negó cualquier responsabilidad en el ataque ultrasónico a la embajada de EEUU. Cuba “jamás ha perpetrado ni perpetrará acciones de esta naturaleza, ni ha permitido ni permitirá que su territorio sea utilizado por terceros con ese propósito”, reiteró.

Curiosamente, hoy también circulan noticias en Estados Unidos que conceden la posibilidad de que las autoridades cubanas no sean culpables del grave incidente, pero no se dan pormenores sobre la investigación ni sobre los posibles autores de las reiteradas agresiones que se han venido produciendo desde febrero pasado.

Para quienes no conocen las intimidades de la realidad cubana, es oportuno aclarar brevemente que Cuba es el último país del hemisferio occidental donde todavía se mantiene el sistema económico conocido como socialismo real. 

Add a comment Leer más...

La libertad económica en democracia

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Visto: 219

Una y otra vez se ha demostrado de forma empírica, mediante estadísticas y análisis económicos y financieros, la verdad inmutable de que la libertad promueve la prosperidad y disminuye la pobreza. El aumento de libertad económica en todo el mundo (libre empresa, libre comercio, menor intervención estatal) ha disminuido significativamente la pobreza extrema en lo que va de siglo, pese a la desastrosa recesión que azotó el planeta hace pocos años.

La noticia de una disminución del 50% de extrema pobreza en los últimos 20 años –apenas revelada por una prensa que prefiere la noticia tremendista del desastre y la tragedia– ha sido reportada recientemente nada menos que por el Banco Mundial, con el pronóstico de que está realidad va en vías de mejorar la situación de los más pobres en los años venideros. No sólo 900 millones de personas se calcula que han escapado de las garras de la indigencia desde 1995, sino que el Banco Mundial publicó datos indicando que la pobreza absoluta (calculada como producto de un ingreso de menos de US$1,90 diarios) bajó otro 12.8% en 2015, reduciendo el total de indigentes a 702 millones personas o alrededor del 10% por ciento de la población mundial. En este caso, el Banco Mundial predice audazmente que siguiendo las políticas de mayor libertad económica se podría lograr su objetivo de erradicar toda la pobreza extrema del mundo en 2030.  

Estos notables logros no ocurren en un vacío. Según el 2015 Global Food Security Index, del Economist Intelligence Unit, hay una correlación directa entre la libertad económica y el acceso a los alimentos de un país. Por ejemplo, los países clasificados entre los últimos 15 de 109 países encuestados se encontraban también en los índices más bajos de libertades democráticas de la encuesta. Por el contrario, los 24 países identificados como democracias plenas (en términos relativos), todos recibieron altas calificaciones en el ámbito de la seguridad alimentaria.

Add a comment Leer más...

Globalism, consumerism and the resulting broken civilization

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Visto: 256

Our present civilization is immersed in a culture proclaiming "freedom", falling into an inebriating hole of "unlimited" choice that is allowing all kinds of moral diversity and material waste, while under the illusion that it is marching into a so-called "marvelous consumer society". Under this pervading atmosphere most people are reluctant to give up any options, thus promoting an unhealthy permissiveness.

The industrial age set in motion a system of production that constantly created new consumer goods, manufacturing methods, markets and technologies, giving way to a wasteful psychology of obsolescence. The famed Economist Joseph Schumpeter calls it a "process of Creative Destruction" and reveals how it "incessantly revolutionizes the economic structure from within, incessantly destroying the old one, incessantly creating a new one".

While globalism was a beautiful dream of a wide and harmonious World, it has been tampered with by the ominous manipulation of a runaway consumerism conducted by international industrial powerhouses. Such huge enterprises are taking charge through a stealth strategy aiming at breaking down local and national trade, political and economic barriers, while creating ever bigger global networks and supranational structures defying regulations in order to impose themselves upon the nations, as can be seen in many global trade rules, monetary unions, or United Nations' protocols and treaties.

These strategies serve to sweep aside those remaining national democratic institutions that could serve with the people's participation to temper frenetic intemperance. While national barriers –still under the control of its citizens– are torn down, they erode the human element that Russell Kirk*  referred to as those norms of courage, duty, honor, courtesy, justice, and charity that owe their existence to our judeochristian ethical structures.

Add a comment Leer más...

La pobreza, la desigualdad y el Estado de bienestar

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Visto: 1535

Hay muchos mitos sobre el "Estado de bienestar" (Welfare), sobre todo porque se ha convertido en fuente de promesas electorales que en los países democráticos logran una notable acumulación de votos que suele ser decisiva en los comicios donde predomina la tendencia política identificada con el "socialismo". Estos mitos se fortalecen con argumentos religiosos que pretenden demostrar que la doctrina cristiana promueve esas políticas "a favor de los pobres". Se llega al extremo de comparar favorablemente el marxismo con la doctrina de Jesús, como si el llegar a ser "rico" fuese anatema y los buenos gobernantes estuvieran obligados a promover una forzosa "igualdad" entre los ciudadanos.

Aunque este no es el tema de este ensayo, conviene aclararlo para evitar confusión en los argumentos que siguen más adelante. La doctrina cristiana se basa en la justicia social y el bien común. Pero estos parámetros dependen de la conciencia individual, de las decisiones personales dentro de una ética definida que, en el ámbito político, respeta la ley y el orden. Por tanto, esos parámetros son obra de la sociedad en la suma de voluntades personales y no el resultado de una coacción gubernamental autoritaria. En otras palabras, depende de la cultura cívica de esa sociedad actuando en libertad democrática, bajo los principios de subsidiariedad y solidaridad humana. 

Es importante aclarar también que el sentido y propósito del Principio de Subsidiariedad consiste en reconocer que el Estado sólo debe ejecutar una labor orientada al bien común cuando advierte que los particulares o los organismos intermedios no la realizan adecuadamente. Pío XI lo resumió así en su encíclica Quadragesimo anno: “…como no se puede quitar a los individuos y dar a la comunidad lo que ellos pueden realizar con su propio esfuerzo e industria, así tampoco es justo, constituyendo un grave perjuicio y perturbación del recto orden, quitar a las comunidades menores inferiores lo que ellas pueden hacer y proporcionar …”

Enfocando ahora el tema principal, deseo subrayar que para muchos han pasado lastimosamente inadvertidas las investigaciones que motivaron el Premio Nobel de Economía de 2015, otorgado a Angus Deaton, en gran medida por el impacto de los argumentos vertidos en su obra emblemática, titulada "El Gran Escape. Salud, riqueza y los orígenes de la desigualdad".

Add a comment Leer más...

La importancia de las PYMES en una economía saludable

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Visto: 2253

Las PYMES no pueden competir contra las multinacionales oligopólicas
y se ven con frecuencia obligadas a cerrar,
aplastadas por las prácticas de 'dumping'
que provocan la quiebra de la competencia más débil.

Las pequeñas y medianas empresas (PYMES) son la espina dorsal de la economía de cualquier país. A nivel internacional, comprenden entre el 60% y el 70% de los empleos de la fuerza laboral de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que agrupa a 34 países miembros empeñados en el propósito común de coordinar sus políticas económicas y sociales.   

Aunque hay distintos niveles, según el país, para identificar a las PYMES, las calificadas como "pequeñas empresas" suelen ser las que emplean a menos de 50 trabajadores y las "empresas medianas" las que ocupan entre 51 y 250 empleados.

En Estados Unidos, más del 95% de los exportadores a los países del Trans-Pacific Partnership Agreement (TPP) eran las PYMES de ese país. En México, las PYMES generaban en 2012 el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y ofrecían el 72% de los empleos del país, destacando así su importancia primordial para mantener una economía saludable.

En todas partes las PYMES suelen generar más empleo proporcionalmente que las grandes empresas, sobre todo si éstas son corporaciones oligopólicas o monopólicas, las cuales suelen estar a la zaga en la generación de empleos en cualquier país. Asimismo, el crecimiento económico, tanto de los países en desarrollo como de los países industrializados, depende en gran medida de la actividad y el éxito de las PYMES.

Add a comment Leer más...