Menu
17/12/2017

La esperanza en América Latina tiene un rostro femenino

  • Gladys Cecilia Bustos - CETRAC
  • Visto: 241

Aunque no se ha hecho resonancia de frases o mensajes del papa Francisco a las mujeres, me parece de suma importancia tomar ese párrafo del discurso que el Santo Padre dirigió al Comité Directivo del CELAM el jueves 7 de septiembre en Bogotá. Lo tomo como una caricia y motivación de parte de Jesús para nosotras las mujeres que, a lo largo y ancho de América Latina y el Caribe, donamos nuestras vidas al servicio de la familia, la Iglesia y de las personas más necesitadas en procura del bienestar integral.

“No es necesario que me alargue para hablar del rol de la mujer en nuestro continente y en nuestra Iglesia. De sus labios hemos aprendido la fe; casi con la leche de sus senos hemos adquirido los rasgos de nuestra alma mestiza y la inmunidad frente a cualquier desesperación. Pienso en las madres indígenas o morenas, pienso en las mujeres de la ciudad con su triple turno de trabajo, pienso en las abuelas catequistas, pienso en las consagradas y en las tan discretas artesanas del bien.

Sin las mujeres la Iglesia del continente perdería la fuerza de renacer continuamente. Son las mujeres que, con meticulosa paciencia, encienden y reencienden la llama de la fe. Es un serio deber com-prender, respetar, valorizar, promover la fuerza eclesial y social de cuanto realizan. Acompañaron a Jesús misionero; no se retiraron del pie de la cruz; en soledad esperaron que la noche de la muerte devolviese al Señor de la vida; inundaron el mundo con su presencia resucitada.

Si queremos una nueva y vivaz etapa de la fe en este continente, no la obtendremos sin las mujeres. Por favor, no pueden ser reducidas a siervas de nuestro recalcitrante clericalismo; ellas son, en cambio, protagonistas en la Iglesia latinoamericana; en su salir con Jesús; en su perseverar, aun en el sufrimiento de su Pueblo; en su aferrarse a la esperanza que vence a la muerte; en su alegre modo de anunciar al mundo que Cristo está vivo, y ha resucitado”.

Gracias Papa Francisco.

Tomado de: Boletín Misioneros del Trabajo No.-068. Pastoral Nacional de los Trabajadores, Colombia. Set./2017.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Imagen: Papa Francisco en Colombia. Cortesía Boletín Misioneros del Trabajo No.-068