Menu
16/02/2020
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

El patriotismo y la sangre de cerdo en Cuba

La profanación de bustos del Apóstol José Martí no debe ser motivo de discusiones entre cubanos

LA HABANA, Cuba. – En días recientes han ocupado un lugar constante en los medios noticiosos las informaciones y comentarios derivados del proceder de unos supuestos anticastristas que se hacen llamar “Clandestinos”. Ellos habrían profanado con sangre porcina (que algunos prefieren llamar “pintura roja”) bustos de Martí. Como es lógico, esos actos han concitado el interés de la opinión pública.

¿Se trata de una actividad real? ¿O estaríamos en presencia de una vulgar mascarada? En uno de los más recientes trabajosconsagrados al tema, la colega Miriam Celaya, para describir los hipotéticos hechos, emplea una aguda frase que nos alerta: “Lo que hasta el día de hoy sigue siendo una fabulación cibernética”.

Pese a ese posible elemento fantasioso, los castristas han anunciado la detención de dos ciudadanos que serían los autores de los hechos. Pero, desde su página de Facebook, “Clandestinos” negó que esos individuos formaran parte de su organización. ¿Qué debemos pensar de todo esto? Aquí viene al caso una digresión.

En los tiempos en que aún los castristas no me habían prohibido ejercer mi profesión de abogado, en el foro habanero llamó la atención cierta sentencia. En una cárcel, un recluso derramó sobre un compañero un pote con orina y excrementos. Días más tarde, el segundo agredió al primero, apuñalándolo hasta la muerte.

Hasta ahí, nada inusual. Lo que llamó la atención es la frase que el magistrado ponente, con el presumible propósito de no “ponérsela fácil” a la defensa del acusado, empleó para calificar lo hecho por quien resultara occiso: “acción que, al parecer, es considerada por algunos como una ofensa”.

Add a comment Leer más...

REPÚBLICA DOMINICANA: SANCIONAR LAS CONSECUENCIAS Y ATACAR LAS CAUSAS

No les falta razón a quienes con justificada indignación han reaccionado frente al horrendo asesinato de la menor Yaneisy Rodríguez, reclamando revisar el Código del Menor para aumentar las penas y establecer excepciones que permitan juzgar como adultos, en ciertos casos, a los  adolescentes responsables de la comisión de determinados crímenes dependiendo de la magnitud y circunstancias agravantes de los mismos.  Es un tema que arrastra mucho tiempo pendiente de abordaje.

Hoy la norma para establecer la frontera de edad entre la adolescencia y la adultez no puede establecerse con el mismo criterio que décadas atrás.  El cambio de patrones de educación y conducta,  el amplio y abierto acceso a los avanzados medios de comunicación y el mayor margen de temprana libertad de que gozan los adolescentes les concede un nivel prematuro de madurez para comprender y asumir la responsabilidad de sus actos.

Cuando en el relato periodístico del espantoso hecho criminal que costó la vida a la infortunada menor de apenas cuatro años, ultimada a golpes, se hace constar que uno de los responsables del hecho, con            apenas 16 años ya cargaba una imputación por violación sexual pese a lo cual seguía disfrutando de libertad, no puede menos que sentirse ira y frustración ante la perspectiva de que la mayor pena que afrontaría ahora sería la de cinco años de prisión correccional, donde es muy de dudar que cambiara su  torcida escala de valores y patrón de conducta.

Ahora bien.  Reducir la edad a la que un adolescente pueda ser juzgado como adulto, tal como ya está ocurriendo en otros países, incluso los Estados Unidos, tan frecuentemente tomado como referente, atacaría solo un aspecto del problema.  En este caso, sancionar la consecuencia pero dejando  al garete y sin medidas de ataque  las diversas causas que contribuyeron a dar origen a la misma.

Add a comment Leer más...

Nicaragua: Ejército y memoria histórica

En varios comunicados institucionales, el Ejército de Nicaragua se ha comprometido a una solución pacífica de la crisis política. Inmediatamente que estalló la crisis, en abril de 2018, señaló que “nos sumamos y respaldamos la decisión de búsqueda de una solución por la vía del diálogo para encontrar una respuesta consensuada al tema que originó estos momentos de dolor”.  En otras ocasiones reiteró esa posición.

A su vez, al inaugurarse el nuevo año legislativo se anunciaron reformas a la ley electoral, con la expectativa que las mismas entren en vigencia para al proceso electoral que el gobierno insiste se realice en noviembre del próximo año. Finalmente, y esta es la tercera parte vinculada a nuestro artículo, la oposición al régimen de Ortega ha insistido también en una solución pacífica de la crisis, y ha anunciado el proyecto de constitución de una gran Coalición Nacional, integrada originalmente por la Alianza Cívica y la UNAB, pero abierta a otros sectores.

Todos esos elementos apuntan al año 2021, se adelanten o no las elecciones. Y, precisamente, la relativa contención de las consecuencias económicas negativas de la crisis, no es por solución a las causas de la misma, sino por la expectativa optimista que el próximo año se comience a ver una solución a la misma. Las consecuencias económicas de la crisis, ya de por sí severas, no distinguen entre personas y empresas, apoyen o no al gobierno.  De no existir esa expectativa de solución a la crisis, las consecuencias económicas negativas de la misma serían bastantes mayores. Y si no, que lo digan los empresarios de todo tamaño que se han visto obligados a cerrar, y los nuevos desempleados.

Hace tres días se conmemoró la tragedia que enlutó a Nicaragua, el 22 de enero 1967, en víspera de otras “elecciones”, así, entrecomillas. Actualmente, casi el 90% de la población de Nicaragua ese año no había nacido, pero déjenme decirles, las circunstancias eran relativamente semejantes. El tema crucial en 1967 es que la tragedia no se aprovechó para una solución de las causas de la crisis, y poco más de una década después se derivó a otra crisis mayor, con insurrección armada, revolución, desaparición del ejército y guerra civil, que nos hicieron retroceder varias décadas en términos económicos y sociales.

Add a comment Leer más...

Un Latinoamericano Ejemplar

Hace pocos días se cumplieron 34 años del fallecimiento de un ejemplar estadista venezolano: Arístides Calvani. Nació en Puerto España el 19 de enero de 1918 y murió en Altos de Peten, Guatemala, el 18 de enero de 1986. Creció y se desarrolló en Cumaná, Estado de Sucre, en Venezuela. Realizó sus estudios en Colombia, Bélgica y Venezuela y se desempeño como abogado, profesor universitario y destgacado estadista y dirigente político.

Además de su militancia política, fue uno de los teóricos del movimiento socialcristiano latinoamericano, inspirándose en el filósofo francés Jacques Maritain. En las elecciones democráticas que se celebraron en Venezuela después de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez, el Dr. Aristides Calvani resultó electo Diputado por el Estado Táchira, y participó en la elaboración de la nueva Constitución de Venezuela, para el nuevo sistema democrático de ese país. Fue también Senador Nacional por el Estado de Sucre (1978-1983).

Fue uno de los fundadores del Instituto de Formación Demócrata Cristiana (IFEDEC), de Venezuela, y uno de sus más activos profesores, así como también Asesor de la Confederación de Sindicatos Autónomos (CODESA) y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello y de la Universidad Central de Venezuela.

Add a comment Leer más...

La estrategia comercial perdedora de Beijing

Con la aprobación del Tratado entre EU, México y Canadá (T-MEC) ¿quién es el mayor perdedor del mundo? Es fácil: China.

El gigante comunista está a punto de convertirse en apestado, y es que los tres países del continente norteamericano reinventaron la zona de libre comercio más grande y rica del mundo. El pacto comercial entre Estados Unidos, México y Canadá abarcará una población de 500 millones de personas y tendrá un PIB combinado de 25 trillones de dólares.

Ya sea que se materialice o no la fase uno del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China - la aprobación del T-MEC establece a Estados Unidos en una posición mucho más fuerte en la actual guerra comercial. Y el régimen asiático solo puede culparse a sí mismo. Los líderes de China subestimaron el poder de resistencia y permanencia del presidente Trump, y su determinación para defender la industria y los trabajadores estadounidenses.

El líder chino Xi Jinping pensó que su país, como de costumbre, podría seguir haciendo trampas después de las elecciones en 2016, con alguna ocasional reprimenda pública de Washington, junto con uno o dos gestos simbólicos sobre el libre comercio. ¿Y por qué no habría de pensarlo? Obama una sola vez lo denunció por el robo cibernético de propiedad intelectual que estaba llevando a cabo, pero después de este aviso, no hubo consecuencias reales.

Xi tampoco se había preocupado por los aranceles. Obama en ocho años no hizo absolutamente nada para contrarrestar el dumping chino, excepto presentar quejas infructuosas ante la comprometida Organización Mundial del Comercio. Una vez impuso un impuesto a la importación de un par de productos chinos -neumáticos y acero- que no impidió que la economía de EU continuara siendo abusada por China Inc.

Luego llegó Donald Trump

Add a comment Leer más...